Es muy importante ayudar al sistema linfático, no sólo para eliminar esos líquidos que se acumulan en los tejidos causando hinchazón, en brazos, vientre, piernas, incluso a veces en rostro, mentón y cuello. También es muy necesario para mantener un buen funcionamiento del sistema inmunológico. La linfa (ese líquido trasparente que contiene glóbulos blancos y nos defienden frente a los gérmenes) se estanca en los tejidos y no fluye hasta el corriente sanguíneo, la circulación se dificulta y las grasas se convierte en obstáculos difíciles de eliminar, si la retención es prolongada, se puede llegar a producir celulitis